Pronunciar los finales de las palabras en inglés

Pronunciar los finales de las palabras en inglés

La mayoría de españoles estamos descontentos con nuestra pronunciación del inglés. Nos parece imposible llegar a “hablar bien” inglés. ¿Pero por qué?

La diferencia fundamental en la pronunciación de ambas lenguas es sencilla. En inglés lo más importante son las consonantes. En castellano lo esencial son las vocales.

El problema con los finales de las palabras

En castellano estamos acostumbrados a no prestarle mucha atención a los finales de las palabras. En algunas zonas las consonantes finales se omiten simplemente, y se indican cambiando ligeramente la forma de la vocal anterior (piensa en casas, reloj, mejor, etc).

En otros lugares se pronuncian de diversas maneras (por ejemplo robot se pronuncia roboz). La cuestión es que al final nos entendemos todos. Es castellano no importa que se entienda qué consonante hay al final, lo importante es indicar que hayalguna consonante.

Este concepto es algo que trabajamos mucho en pueblo Biar en el intensivo de inmersion ingles pues solo con lograr que pronuncies el final de la palabra verás como tu speaking mejora de forma notable.

Cuando intentamos hablar en inglés nos damos cuenta que la película es muy distinta: en inglés saltarse los finales de las palabras implica que nos entiendan con dificultad o que no nos entiendan en absoluto.

Por eso intentamos hacer un esfuerzo por añadir consonantes, aunque sintamos que se nos traba la lengua.

Pronunciar las secuencias finales de las palabras en inglés no tiene ningún misterio. El problema es que los músculos de la lengua no están acostumbrados a hacer estas secuencias, y se “cansan” enseguida. Por eso muchas veces cuando empezamos a hablar inglés nos sale “bien” pero al cabo de un rato nos cansamos y empezamos a saltarnos los finales.

Conseguir pronunciar los finales de las palabras es, simplemente, una cuestión de entrenamiento. Igual que aguantar una hora corriendo. Cuando empezamos es imposible pero si nos vamos entrenando, poco a poco, conseguiremos aguantar todo el tiempo que queramos. ¡Y además sin esfuerzo!

Un pequeño ejercicio

En los cursos de ingles intensivo de Estación Inglesa te ayudaremos a que pronuncies fluidamente los finales de las palabras pero mientras vienes al curso te invitamos a que practiques con ejercicios como los que te mostramos a continuación es muy simple y consigue entrenar nuestra capacidad para hacer los finales de las palabras en inglés:

  1. Elige un texto en inglés que te guste
  2. Señala las consonantes finales de todas las palabras
  3. Lee el texto en voz alta, preocupándote solamente de pronunciar bien el final de las palabras (no te preocupes si no suenas fluido)

El ejercicio simplemente entrena los músculos de la lengua y faciales para que, poco a poco, se vayan acostumbrando a las secuencias de consonantes.

Si consigues hacer este ejercicio, simplemente unos minutos dos o tres veces por semana, notarás una mejoría importante en tu fluidez y sobre todo notarás que los nativos angloparlantes te entienden con mucha más facilidad!

Para que te entrenes te proponemos un pequeño extracto de “Treasure Island”. Escucha primero a un nativo leyendo el extracto:

 

Y ahora intenta leer el texto preocupándote solo de pronunciar los finales. No te preocupes si te trabas:

It was not very long after this that there occurred the first of the mysterious events that rid us at last of the captain, though not, as you will see, of his affairs.

It was a bitter cold winter, with long, hard frosts and heavy gales; and it was plain from the first that my poor father was little likely to see the spring.

He sank daily, and my mother and I had all the inn upon our hands, and were kept busy enough without paying much regard to our unpleasant guest.

It was one January morning, very early–a pinching, frosty morning–the cove all grey with hoar-frost, the ripple lapping softly on the stones, the sun still low and only touching the hilltops and shining far to seaward.

The captain had risen earlier than usual and set out down the beach, his cutlass swinging under the broad skirts of the old blue coat, his brass telescope under his arm, his hat tilted back upon his head.

I remember his breath hanging like smoke in his wake as he strode off, and the last sound I heard of him as he tu derned the big rock was a loud snort of indignation, as though his mind was still running upon Dr. Livesey.

Well, mother was upstairs with father and I was laying the breakfast-table against the captain’s return when the parlour door opened and a man stepped in on whom I had never set my eyes before.

He was a pale, tallowy creature, wanting two fingers of the left hand, and though he wore a cutlass, he did not look much like a fighter.

I had always my eye open for seafaring men, with one leg or two, and I remember this one puzzled me. He was not sailorly, and yet he had a smack of the sea about him too.

 

Algunos recursos

Puedes conseguir los textos íntegros de la mayoría de libros que ya no tienen derechos de autor en The Online Books Page, de manera gratuita y legal. También puedes conseguir los libros en formato mp3 en la página de librivox.

¿Tienes alguna consulta? ¡Añade tus comentarios! 

Valora este artículo
(8 votos)
Inicia sesión para enviar comentarios
Volver